miércoles, 14 de diciembre de 2011

El Ing. César Legaspi dictó su última clase tras 46 años de docencia
El pasado 13 de diciembre, en el Auditorio de la UTN Buenos, Aires, dictó su última clase el Ing. César Legaspi, Director de la carrera de Ingeniería Naval de la UTN Buenos Aires. Legaspi brindó una clase pública denominada “La Ingeniería Naval en el Siglo XXI”. Allí planteó un breve panorama de la actividad profesional y de la enseñanza de la ingeniería naval. Asistieron estudiantes, colegas, autoridades y familiares, que aplaudieron de pie al Ingeniero. César Legaspi se recibió en esta Casa de Altos Estudios en 1965. Desde entonces, se desempeñó como docente, al tiempo que trabajó en diversas industrias; primero naval, luego siderúrgica, alimenticia. Durante los últimos 46 años, Legaspi solo tomó licencia de su actividad entre 1983 y 1987, cuando tuvo que trasladarse a Mendoza por cuestiones laborales. A mediados de la década del 90, en medio de una fuerte discusión dentro del Departamento, se opuso al cierre de la carrera. Su postura le valió la Dirección del Departamento, que asumió en 1997. En ese cargo se desempeña desde entonces. 15 12 2011 UTN. Nota Continuará cumpliendo sus funciones en la UTN, en cumplimiento de su mandato, como Director. Sus trabajos y asesoramiento, pueden ser consultados por los interesados.
POR DANIEL ESTIGARRIBIA DESDE LA UTN
MAYOR INTEGRACIÓN CON URUGUAY Hay crecimiento naval pero con temas pendientes 14-12-11 Para la ABIN, faltan instrumentos de tipo financiero y tributario para que la industria naval privada argentina afiance su crecimiento.
Encuentro Internacional de la Industria Naval (Einaval) Para la Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN) concluyen doce meses activos que alientan a doblegar esfuerzos para el nuevo año. Se registró el ingreso de más empresas asociadas, y sintieron como propias las distinciones que recibieron algunas de ellas: Talleres Carmona, Gracielmar y Taller Ameghino. También llevaron a cabo la tercera edición exitosa y consecutiva del Encuentro Internacional de la Industria Naval (Einaval), único evento en su tipo en Argentina y uno de los más importantes en Latinoamérica. Einaval 2012 viene mostrando un perfil similar al de las otras ediciones en cuanto a la cantidad, calidad y diversidad de participantes argentinos y extranjeros en la rueda de negocios, en las conferencias y en la exposición. “En base a lo logrado este año, la ABIN continuará participando activamente en la Mesa de la Industria Naval Argentina-Uruguay, donde venimos trabajando junto a otras cámaras y con el valioso apoyo de la Dirección de Mercosur e Integración del Ministerio de Industria de la Nación. Y a pesar de que Brasil todavía excluye en su crecimiento a la industria naval argentina, aunque no así a otras extra-bloque, seguiremos trabajando convencidos de que juntos lograremos siempre mejores resultados que estando separados. El comercio interior y el comercio exterior definen el perfil de nuestro país y, por ende, también el de la industria naval. La integración sigue siendo la mejor defensa pero también el mejor ataque en la conquista de más trabajo para la producción nacional”, dijo a Transport & Cargo Miguel Ángel Sánchez, presidente del Comité Ejecutivo de la ABIN. Desde la Asociación, ven con beneplácito que la industria naval pública (Astillero Tandanor y Astillero Río Santiago) se afirma con gradas ocupadas y con continuidad de trabajo. “Sin embargo, todavía faltan instrumentos, principalmente de tipo financiero y tributario, para que la industria naval privada argentina también comience a marchar, de una vez y para siempre”, resaltó el directivo. Convocatorias En los recientes planes estratégicos que se han lanzado no aparece la industria naval o, al menos, desde la ABIN no saben de convocatorias amplias que integren a todos y no a ciertos grupos para debatir y definir juntos sobre estos aspectos tan relevantes. “Si de acá al 2020 vamos a crecer tanto en materia de transporte, de producción agroalimentaria y laboral, por citar tres sectores que se han planificado, ¿cómo y en qué se transportarán los nuevos e importantes volúmenes productivos?”, aseveró Miguel Ángel Sánchez. Para la ABIN, el sector privado también debe hacer sus aportes y cumplir debidamente con sus compromisos y sus responsabilidades. “Seguimos esperando el día en que el sector financiero y de los bancos se incorporen realmente al proyecto de un país industrial, generador de fuentes de trabajo y con inclusión social, ofreciendo tasas, plazos y requisitos coherentes. Con la honrosa excepción del Banco de la Nación Argentina (principalmente mientras duró el Decreto 1010/04), nadie en Argentina le da créditos a la industria naval argentina”, aclaró Sánchez. Desde la Asociación, siguen con suma preocupación y desagrado las posibilidades recientes y potenciales, de importación no sólo de barcos, dragas, y otros artefactos navales sino también hasta la importación de proyectos de ingeniería. “Sin dudas, en ambos casos se trata de una dura e inmerecida afrenta a la capacidad de nuestros astilleros, talleres navales, universidades y profesionales”, aclaró Sánchez. Por ello, desde la entidad adelantaron una convocatoria para constituir una Mesa de Concertación Productiva de la Industria Naval Argentina en la cual estén representadas las cámaras, las universidades, los sindicatos, y las entidades de profesionales, entre otros del sector. Cronista.com
Ayer y hoy de la industria naval
El mayor colapso de los astilleros argentinos no fue producto de la agudización de la competencia internacional en los mercados de los bienes de compra y venta de buques, sino que encontró su origen en medidas de políticas adoptadas por el estado nacional durante los años 90. Decisiones estas que estaban supuestamente orientadas a defender la competitividad de otras ramas de la economía ubicadas aguas abajo de los astilleros. Compartir con otros servicios Por supuesto que el resultado fue que las políticas en cuestión no solo no fueron capaces de resolver los problemas para las que supuestamente fueron diseñadas, sino que añadieron la fuerte contracción del sector productor de barcos como un problema adicional del sector marítimo, fluvial y de pesca. Esta estrategia inevitablemente debía ocasionar y ocasionó pérdidas en término del mercado industrial naval, empresas y puestos de trabajo. Por ejemplo, en abril de 1991 la protección nominal del sector estaba en el orden del 25%. Y dos años después ya se encontraba en menos del 3%, mientras que en ese mismo período el sudoeste asiático y Europa del este avanzaban en la oferta mundial. Los datos del censo económico de 1994 muestran una dramática disminución del sector productor de barcos. Pérdida de 25 establecimientos y caída de su ocupación con referencia a 1985 del 78% en términos globales y del 84% de su mano de obra especializada –que pasan una media histórica de alrededor de 32 ocupados a menos de seis-. Esto significó la caída de todos los astilleros grandes y la supervivencia sesgada de algunos establecimientos y talleres navales dedicados fundamentalmente a la reparación. La excepción fueron el Astillero Río Santiago (mantenido gracias a una decisión política del gobierno de la provincia. de Buenos Aires, y que hoy esta presentando un plan de una industria naval para el próximo quinquenio) y a partir del año 1997 la creación de un moderno astillero en Puerto Deseado, Santa Cruz, también producto de una decisión gubernamental, en este caso del entonces gobernador de la provincia doctor Néstor Kirchner. En este período la desregularización del sector fue de tal magnitud que alcanzó no solamente al bien de capital sino a la participación de la bandera nacional en los buques de transporte, que desde el año 1991 al 2000 terminó con una caída que hizo que la bandera argentina estuviera sólo presente en el 8% de las embarcaciones. También la misma alcanzó a los regímenes laborales, que debían regirse de acuerdo al nuevo registro de la matrícula del barco. El mismo efecto se produjo en la pesca. El sistema de arrendamiento de buques extranjeros usados, que adquirían idénticos derechos a los nacionales, derivó en la contratación de unidades que procuraban maximizar la captura contra el pago de un canon. Las empresas pesqueras se convirtieron en rentistas y la pesca en un negocio de intermediación. Por supuesto generando una mayor presión extractiva de los caladeros lo que derivó en la sobrepesca de algunas especies entre ellas la merluza y el calamar. Ambos, centrales en la economía pesquera de la Argentina. A partir de 2002, el cambio de política anunciado por el Poder Ejecutivo Nacional y la consideración de la construcción naval como industria estratégica ha dado lugar a la paulatina recuperación de la actividad con 18 astilleros trabajando en forma aún parcial pero creciente. Sin embargo, la consolidación de esta reactivación vendrá necesariamente con la sanción de la Ley de “Actividad Naviera e Industria Naval”, que deberá terminar con el privilegio de la importación de barcos usados, y la firme participación bancaria nacional y provincial en el Crédito Naval (para procurar la prefinanciación de las construcciones) y la modernización tecnológica de la infraestructura productiva de los astilleros y talleres navales así como fortalecer su capital de trabajo. Asimismo se deberá, por supuesto, seguir trabajando en los planes de capacitación que estamos desarrollando firmemente el gobierno nacional, los sindicatos del sector y los empresarios navales. La conclusión es que tenemos una formidable oportunidad. El mercado típico (barcazas – pesca – reparaciones) nacional necesita reequiparse, el mercado nuevo (petróleo) y defensa nacional entre otros, están en plena reestructuración y crecimiento. La oferta internacional de construcciones y reparaciones es escasa y cara; es decir, la Argentina en este sector tiene la posibilidad objetiva de crecer y estamos en condiciones de aprovecharla. Escribe el doctor Horacio Martínez 6/12/11 EN INFORME INDUSTRIAL.COM.AR

martes, 13 de diciembre de 2011

CAPACITACION PARA LA INDUSTRIA NAVAL ARGENTINA Y ALGO MAS...LA INDUSTRIA NAVAL ARGENTINA Y SU GENTE QUIEREN PONERSE DE PIE. Por Daniel Estigarribia desde la FI-UBA.
El martes 6 de diciembre ppdo. se firmó en el Decanato de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Buenos (FI-UBA), cuyo Decano es el Dr. Ing. Carlos Rosito, en su sede de Paseo Colón 850 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, un convenio entre la mencionada Facultad y Astilleros SPI SA cuyo titular es el egresado de esa casa de altos estudios, ingeniero naval y mecánico Horacio Tettamanti, empresa integrante de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN) que el mismo preside. Mediante este importante acuerdo, los cursos prácticos de la Tecnicatura Universitaria Construcciones Navales se dictarán también en las instalaciones que dichos astilleros posee en las ciudades de Campana y Mar del Plata, de la provincia de Buenos Aires. En la oportunidad, en una mesa redonda ocupada por representantes del sector, empresarios, cámaras, astilleros, proveedores, docentes, estudiantes y graduados, se expusieron los esfuerzos necesarios para la formación de recursos humanos, la mejor capacitación de los cuadros técnicos medios, apropiados para los astilleros argentinos y las dificultades que se deben enfrentar en las actuales circunstancias. Abrió el diálogo el ingeniero Tettamanti quien expuso sus opiniones respecto de la actual situación que atraviesa el sector y sobre la formación de sus recursos humanos. Luego lo siguió el decano de la FI-UBA Dr. Ing. Carlos Rosito. Entre los representantes de distintos ámbitos de nuestro sector industrial naval, también se encontraban presentes, expusieron sus visiones y/o ampliaron el temario - con relación a medidas necesarias, experiencias y sugerencias para el mejor desarrollo y la optimización de políticas para el sector industrial naval en su conjunto, Cayo Ayala, Secretario del Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON), el ingeniero Gregorio Hernandez de la Cámara Argentina de la Máquina Herramienta, CARMAHE, Juan Speroni secretario adjunto del SAON, la licenciada Silvia Martinez de la Cámara de la Industria Naval Argentina (CINA), Santiago Aguirre de la Federación marítima, portuaria y de la industria naval de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas de Atlántico Sur, (FEMPINRA SUR), entre otros. Al finalizar el acto, se generó un intenso y prometedor diálogo entre los asistentes, ya que se escucharon intenciones de continuar en adelante con este tipo de propuestas y reforzando la vinculación intersectorial con otros agentes vinculados al sector, para optimizar la presencia e injerencia de la industria naval en todos los ámbitos económicos del país. Según expreso el ingeniero naval Horacio Tettamanti “No pretendemos que el cien por ciento de la carga la transporten barcos argentinos. Esos fletes que hoy están en el orden de los ocho (8) mil millones de dólares, no pretendemos transportarlos todos. Pero pensemos que la Argentina pudiera acceder y efectuar parte de esa carga, para transportar en buques de bandera nacional construidos en el país, tripulados por argentinos, un diez (10), un quince (15), un veinte (20) por ciento de ese volumen: no parecería ser una posición extrema ni un nacionalismo exacerbado, ni que fuera una cuestión irrealizable. Tampoco sería abrazar una posición extrema, una prohibición absoluta, de la importación de buques, una reserva absoluta de carga, o de tráfico. Tampoco pretendemos ese discurso, porque sabemos que en definitiva, por ser impracticable, termina siendo funcional a aquellos que quieren tener al país de rodillas, sin bandera nacional, sin astilleros nacionales y sin la posibilidad de tener una decisión soberana, en cuanto a como y de que forma, nosotros, podemos extender nuestro comercio exterior”. También se preguntó : “¿Cómo defendemos ese patrimonio valioso para que en los próximos años, nos permita comerciar en igualdad de condiciones, dentro del mundo?” Y se respondía el titular de SPI: “Tengo 55 años, parece que la Argentina puede tener una segunda chance. Parecería que tenemos los elementos, cuando surge el debate, aparecen las contradicciones. Las contradicciones están en el fondo de esta cuestión. Todavia no fuimos capaces (dirigiéndose a Cayo Ayala y al Dr. Carlos Rosito) de transmitir a los decisores políticos, estos conceptos. Porque cuando uno hace un discurso de esta naturaleza, que podría ser casi ingenuo en términos de ambición y para poder trabajar, tenemos (que enfrentar) semejantes agresiones , semejantes operaciones de prensa, que después de hacer un discurso como este, al otro día aparecen operaciones de prensa monstruosas, en la NACION y en el CLARIN, de un (costo) valor económico extraordinario”. Y agregó: “¿A quién amenazamos? Seguramente nosotros molestamos con este proyecto, (cuando hablamos) de la Argentina puesta de rodillas, sin buques, sin poder mover el comercio exterior. Por esos ocho (8) mil millones de dólares entregados a las banderas extranjeras, a las banderas de conveniencia. Por aquí hay trabajadores (que sufrieron) bajo diversas normas catastróficas de la década del 90. Ahora podemos recuperar esto. Pero podemos recuperar la industria naval, ahora si queremos recuperar todo esto. Si no podemos recuperar la flota, si no podemos aspirar a un mínimo de buques de bandera razonable, para que las reparaciones tengan volumen, tengan densidad: ¿qué futuro tienen los ingenieros, los técnicos o los obreros o los proveedores? NINGUNO! Vamos a seguir discurriendo teorías, peleándonos entre nosotros, achicándonos cada vez más. El que estudia en la universidad de Quilmes, UNQUI (Facultad de Arquitectura Naval ) nació para diseñar barcos, ¿se va a “morir” de hambre?. Tiene que diseñar remolcadores. El que nació para construir remolcadores, no tiene trabajo ¿ agrede y empieza una canibalización entre todos nosotros?. Ellos y nosotros fuimos docentes en la Facultad pero luego la dictadura no lo permitió y formamos ingenieros que manejan taxis. Lo que se trata es de cómo podemos dar espacio a una voz que pueda ser escuchada. Y hasta ahora - lo digo yo – creo haber fracasado en el objetivo. Quizás buscando otras voces mas habilidosas, más talentosas, que puedan hacer llegar (el mensaje) para que podamos ver de nuevo los astilleros funcionando y los barcos con esas ceremonias tan habituales que no le dábamos importancia, en las que se ponía el barco en el agua, venia un oficial e izaba la bandera argentina. Nosotros nos hemos criado con la tristeza – no de subir banderas – sino de bajarlas. Nos ha tocado ir al exterior. Veíamos con tristeza que los barcos se vendían, que bajaban la bandera para hacerla un bollito y meterla en la valija con nostalgia. Nosotros estamos con la industria naval, con la ABIN militando en todo esto”. Luego refiriéndose a la Facultad de Ingenieria de la UBA dijo Tettamanti: “ Esta casa nos dió todo. A todos los que vinimos a abrevar de los conocimientos, no tenemos mas que infinita gratitud. Somos egresados de esta casa. Hablaba con los compañeros estudiantes y les decía que importante era estudiar las materias de la Tecnicatura Naval y Arquitectura Naval. Si pensamos en un astillero importante, sabemos de la trascendencia de esa dirección técnica, en las fases intermedias de producción. Pensar con el criterio de que solo es válido, solo es importante el ingeniero que hace el gran transatlántico y….no sirve para nada!. Hoy la historia no pasa por el gran transatlántico. Pasa por el hecho que, cuando uno conduce una construcción y tiene los cuadros que le aseguran que una prueba neumática va estar bien hecha o que una soldadura fue adecuadamente controlada, puede confíar!. Los que conducimos buques petroleros sabemos, la catástrofe que puede significar una prueba neumática, que no fue hecha como corresponde o mal hecha. Pienso por eso, que no solo es válido el ingeniero que hace el barco. Si pensamos en términos de un astillero como debe ser, los técnicos navales son fundamentales. Todo esto hace a la necesidad de (que se logren) estos términos y los hemos tenido anteriormente. Si los ingenieros tuviéramos que recordar cuando empezamos a trabajar ¿quiénes fueron nuestros profesores, nuestros mejores maestros, los que nos enseñaron la verdad?. No fueron los ingenieros que tomaron el camino del escritorio o del cálculo, sino ese técnico, inclusive esos obreros, que podían distinguir una buena soldadura, el olor de la madera o el aroma de una chapa. Ahí fue donde aprendimos lo mas importante de lo que es la ingeniería y no sé si más que lo que aprendimos en la facultad, era algo diferente de lo que aprendíamos en la facultad”. Finalmente refiriéndose al convenio que pasaron a firmar expresó Tettamanti: “Por eso es obligación de todos nosotros darle el lugar que se merece a este proyecto. Si hay que modificar la currícula, bajo el objetivo político de tener astilleros a la altura de las circunstancias, hagámoslo y démosle a esos estudiantes entusiasmo y alegría, para hacerles sentir que no han equivocado el camino, que vale la pena el esfuerzo, y que vale la pena apostar al conocimiento y al trabajo”. A continuación habló el decano de la FI-UBA Dr. Ing Carlos Rosito: “Quiero resaltar algo que es una contradicción que tenemos que solucionar: ayer los representantes de los decanos de las facultades ingeniería nacionales de todo el país, que somos unos ochenta (80), la mayoría, entre los que se encuentra la Tecnológica por supuesto y unas pocas privadas, que tienen el CONFEDI (nota de la redacción: El Consejo Federal de Decanos de Facultades de Ingeniería (CONFEDI) de la República Argentina nace en marzo de 1988 a partir de la inquietud de un grupo de Decanos de conformar un ámbito en el cual se debatan y propicien, a partir de experiencias propias, soluciones a las problemáticas universitarias planteadas en las Unidades Académicas de Ingeniería. ), del cual a su vez yo soy miembro del Comité Ejecutivo, tuvimos una reunión con el ministerio de educación, que nos transmitió la importancia y una necesidad que el gobierno ve – y que importa específicamente a la industria naval - de que dupliquemos la cantidad de ingenieros. Porque es público, que ahora todos quieren ingenieros y ahora faltan. Y eso realmente ocurre” afirmó Rosito. Y siguió diciendo: “Yo tengo contacto por ejemplo con la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina - ADIMRA, con la gente de grandes empresas, ingenieros, etc. El pueblo argentino soporta esta universidad con esfuerzo. Podría ser un impacto para la industria naval de alta tecnología. Todos expresan lo mismo, se desesperan por ingenieros”. Y agregó: “Hay una cifra que es concreta, que obra en el ámbito de la universidad: que hoy tenemos veintiocho mil (28.000) estudiantes de ingeniería avanzados y mas del setenta por ciento (70 %) están trabajando. Y ante la demanda de ingenieros, al no ser cubierta la planta de los mismos, hace que estos muchachos, consigan buenos trabajos en la industria y demoran en recibirse en su carrera. Pero en la industria naval no pasa eso. En la industria naval hay dificultades. ¿y cuáles son esas dificultades?” se pregunta Rosito. Y responde:”Hay empresas navales que no terminan de decidir en hacer diseños, porque hay buques importados que vienen y compiten con la industria naval nacional, de manera que eso es una anomalía, que a su vez se propaga a toda la industria metalúrgica asociada, por todo el sector, como entre los fundidores, los productores de equipamiento eléctrico, motores internos, etc. Entonces hay una anomalía y tenemos que luchar contra esta anomalía”. “¿Por qué si todas las otras industria están trabajando a full y están tomando ingenieros y técnicos con desesperación, en la industria naval esto no pasa?” se pregunta el decano de la FI-UBA. “Ese es el interrogante que yo le hago a todo el mundo y quiero que me ayuden a contestar. Hemos ido a gerentes de los astilleros estatales y no hemos conseguido la respuesta. ¡Lo que estamos sufriendo con la tecnicatura, porque los alumnos de la tecnicatura sufren!. Una tecnicatura por la que nosotros nos hemos matado para que arranque y ahora nos encontramos con la situación que tenemos que recurrir a la industria privada, para ayudar a estos muchachos a hacer los trabajos prácticos de los trabajos que están haciendo en el astillero (donde hacen las prácticas) y lo digo porque yo no soy funcionario del gobierno. Yo me debo a la gente que me eligió, que como digo son mis profesores, mis alumnos y mis graduados, con los cuales discuto mucho; pero la universidad es autónoma, entonces yo lo puedo decir”. Afirma. Luego continuó: “Entonces estamos tratando de duplicar la promoción de ingenieros. Pero acá están los ingenieros y las industrias no los están aprovechando. Esto importa a la industria privada pero muy especialmente a la industria estatal, que compra los diseños y no han cumplido sus compromisos de ayudar a formar los técnicos que la misma industria naval impulsó, para lo cual hemos firmado convenios y algunos de ustedes saben que andamos atrás de esto. Acá esta CAYO AYALA de los Obreros Navales. Sabe muy bien que hace años que andamos luchando por este tema. Yo digo ¿este astillero que está acá atrás, Domecq García, que ahora se denomina Almirante Storni, tiene instalaciones de muy alto nivel tecnológico y podría ser un impacto en la industria naval. Podría ser un lugar que genere barcos.” “No sé nada de industria naval”, aclaró Rosito, “pero uno entiende la situación, de tanto charlar y conocer aspectos de este tema, que no vamos a competir con los coreanos a hacer tanqueros, para hacer tanqueros de 230.000 toneladas o grandes porta-contenedores, porque ellos representan (construcciones en) series. Pero remolcadores de todo tipo, dragas, barcos militares, patrulleros, barcos fluviales, barcos de mediano porte, barcos especiales, oceanográficos, etc. todo eso se puede hacer acá y que son unidades de alto valor agregado, que tienen alto valor en el alistamiento”. “No quiere decir esto que esté en contra de la política del gobierno. Todo lo contrario. He hecho lo que tuve a mi alcance, porque nunca en cuarenta y tres (43) años de ingeniero, la presidenta nos pide explícitamente que desarrollemos más ingenieros. En una reunión hace diez (10) días, escuche que ante los empresarios de la industria de la construcción, dijo “no quiero que se importe un clavo, para la industria de la construcción”. Mantengamos esta política”. “Entonces tenemos que encontrar las soluciones. Tenemos que luchar contra estas discrepancias que están haciendo mal a nuestra gente, a nuestros estudiantes, a las instituciones y por lo tanto al país. Para este año el presidente de la Cámara de la Construcción, de la Camara no del INDEC, dijo que para este año que viene se necesitan mil ochocientos (1.800) ingenieros civiles. Por supuesto, no los van a tener, por que las facultades nuestras no van a poder hacerlos. ¿Por qué semejante clamor en la industria de la construcción y en la industria naval hay ingenieros que están manejando taxis? ¿qué es lo que está pasando? Yo creo que lo que está pasando es que hay algo o alguien, no está poniendo el mismo entusiasmo que estamos poniendo nosotros y no puedo hacer acusaciones”. Finalizó diciendo: “Dicho todo esto agradezco a los presentes, especialmente a los obreros que han trabajado en este sector, que saben (a que me refiero). Yo tengo el orgullo de haber navegado en buques de ELMA, en el viejo RIO CUARTO, en el YAPEYU, en el LIBERTAD y vi como finalmente se fueron desguazando y nos quedamos sin flota de bandera. Y a pesar que estuvimos en un astillero nacional, que construye barcos y buques de guerra, tuvimos que recurrir a industrias privadas, a un astillero privado para que nos diera una mano”. Luego (dirigiéndose al ingeniero naval Horacio Tettamanti, titular de Astilleros SPI SA) el ingeniero Rosito dijo: “Yo te agradezco infinitamente esta colaboración, ya que nosotros vamos a tener que correr con los gastos de mantener los alumnos allá, pero no es lo previsto. Está claro que todos no van a poder ir, por su situación personal, que a pesar de tener todo pago, no van a poder concurrir. Es un tema muy complicado que vamos a tener que arreglar. Es lo que tenemos y estoy infinitamente agradecido por esta mano que nos das”. FIN. A continuación habló CAYO AYALA. “Los trabajadores hemos sido testigos de lo dicho precedentemente y de los daños que se le ha causado desde afuera – Hemos visto las dificultades del país desde el 76 que hasta podemos bancarnos porque fue a sangre y fuego, pero lo que no nos podemos bancar es que desde el 92, pleno gobierno democrático, se deja sin efecto la Ley de marina mercante, se enajenan nuestros puertos, se someten a Decretos como el 817 que nos deja sin convención colectiva de trabajo a alrededor de 50 organizaciones sindicales”. “Como no es de casualidad, que posterior a eso desaparecía la Ley de marina mercante, que deja huérfano al sector nuestro. Como no es de casualidad que la paridad cambiaria de ese momento nos sacó totalmente del mercado. Nosotros con nuestros compañeros, nos pasamos entre un ministerio y otro haciendo las gestiones mínimas necesarias, para mantener en pie nuestra industria y no hemos sido escuchados y no cedimos nunca en la refutación”. “Tuvimos la oportunidad de conocer al presidente Kirchner y le hicimos sugerencias, para su plataforma, para la campaña electoral y nos abrazó, señalando que iba a apuntalar esto y así lo expuso. Y hay referentes de esto porque lo anunció en la casa de gobierno, porque había setecientos (700) millones de pesos para impulsar la construcción de barcazas y poner en marcha el sector. Hubo resolución de crédito leasing, también para apuntalar esto, y nos decíamos de que estábamos entre gente interesada por lo mismo. Me animo a decir que no estuvimos a la altura de la circunstancias. Las decisiones que se habían enviado al banco, estaban plagadas de dificultadas, porque nos quitaron unas de las posibilidades para que hoy estuviéramos ya marchando y bregando por más, por la capacitación, poniendo en marcha nuestra ingeniería y con más fuerza para cuestionar cuando se quiere comprar tecnología en el exterior”. “Sin embargo siempre estamos empezando. Afortunadamente esta conversación tiene una identidad diferente: que este (convenio que se firma hoy) sea el inicio de un proyecto que tienda a restituir la industria naval que tuvimos nosotros, la que fue capaz de hacer acá, en la boca del riachuelo, buques de sesenta mil toneladas (60.000 tn) o plataformas de extracción petrolera. Nosotros fuimos los primeros y después fueron demandadas en el mundo entero, con astilleros deshechos por las políticas nefastas implementadas en el país. No queremos llorar sobre la leche derramada. Señalamos que fuimos capaces de hacerlo sin medios ¡como no vamos a ser capaces de hacerlo ahora con más medios, con más recursos!” “Esas políticas de las que yo hablo, iniciadas en el 76, continuadas en el 90, con todo respeto nosotros las jugamos con la política actual. Las seguimos sosteniendo, pero todavía, nos cuesta armonizar, porque yo no creo que sea lo que dice el amigo Tettamanti, que no es que “no sepamos expresarnos debidamente”, sino que desgraciadamente tenemos algunas dificultades fuertes, con una contrapartida política, dentro del seno del mismo gobierno.” “Porque así como hubo cabezas como el compañero Kirchner, que tomó las riendas rápidamente, hubo expedientes que se perdieron en la nebulosa. Somos testigos que pidió implementación de estas políticas y no se hizo. Hoy creemos que la sra. presidente está en la misma y queremos jugar el segundo partido en todo esto, pero depende de que nosotros también lo hablemos. No es posible que aparezcan los obreros navales reclamando y los empresarios tengan (3) tres cámaras. Queremos que estén las tres (3) cámaras juntas, para que conjuntamente con los técnicos y los profesionales, elevemos un proyecto nacional, sugerencia mínima y necesaria para poner todo esto en marcha”. 15/12/2011: “Si no indefectiblemente vamos a caer en las áreas que de alguna manera son privilegiadas, pero sin garantías de que tenga continuidad, ya que está demandando ingenieros navales continuamente. Porque de pronto, aparece una oleada perfecta que viene para construcciones en determinadas áreas, pero que en 4 años desapareció y de nuevo quedamos de a pié”. “Nosotros tenemos que participar activamente con los técnicos y profesionales que le van a dar forma dinámica y la visión necesaria para no repetir políticas que fallaron. Pero que no fallaron por sus técnicos y profesionales, sino porque nos las impusieron, después del terror nacional, por resoluciones políticas que obedecían a otros intereses, no a los nuestros y el pueblo argentino se tuvo que comer todo esto. No el gremio naval que salió a la calle permanentemente, hasta que se quedó sin gente pero nunca lo aceptamos y menos ahora.
Nosotros concurrimos acá aplaudiendo esta iniciativa, y poniéndonos a disposición. Tanto como invitamos al empresariado también para armonizar criterios en el esfuerzo y ponernos a disposición de un proyecto, que nace con la capacitación y nace para restituir una labor loable como la profesión de ingenieros: Y que el compromiso es poner rápidamente ese conocimiento, esa técnica al servicio de la producción nacional, en un área y en un mundo mesquino y desprolijo como este. Nosotros nunca fuimos mesquinos. Pero ahora sí lo queremos ser – no con los paraguayos o los bolivianos ni con los hermanos uruguayos – queremos ir contra el centro del poder, que son los que mandan las banderas de conveniencia y utilizan las banderas del uruguayo, del paraguayo y ambos siguen comiendo salteado como siempre. Acá están haciendo un negocio redondo, por arriba de los intereses del Mercosur”. “Yo creo señores, con todo respeto, que llegó el momento en tenemos que levantar la voz y señalar esto públicamente y si estamos afectando alguna estrategia, el gobierno nos llamará y nos dirá : muchachos, bajen la voz porque nosotros estamos negociando otra cosa. Y somos disciplinados y conscientes de lo que son los intereses nacionales, del espacio y tiempo que estamos habitando, de las incertidumbres, de las acechanzas que pesan sobre cualquiera de las áreas del quehacer nacional, con las dificultades europeas que no terminan ahí y que están afectando al mundo entero. Pero nosotros, creo que tenemos el material humano suficiente, herramientas, historia y capacidad como para elaborar un proyecto mínimo y con toda modestia canalizar lo nuestro. Nosotros tenemos que poner la bandera nacional y restituir el cabotaje nacional y tener presencia activa en la hidrovía y en el Mercosur. Que es lo que corresponde a un país que históricamente fue la bandera de sudamérica en producción, en comercialización, en servicios portuarios y resulta que hoy somos relegados. Esto no puede ser aceptado”. “Necesitamos una política de defensa de nuestros intereses. Tenemos la capacidad suficiente en el pueblo trabajador, para defender nuestros intereses. En el área pesquera nos están dejando prácticamente sin explotación y sin comercialización, esto es más que lamentable. Nos han limpiado la costa atlántica en ese sentido y no tenemos una propuesta que por lo menos abrigue esperanza, para toda la gente del Mercosur. No siendo la explotación petrolera en el extremo sur y la distribución de determinados capitales con la comercialización de la fruta, la Patagonia no la vamos a poder habitar nunca en esas condiciones. Es una política retrógrada que a algunos les interesa sin ninguna duda. Entonces pensemos en voz alta. Acá los interese transnacionales están planificando en forma agresiva para ocupar los lugares y más con las dificultades que ellos tienen en este momento”. “Yo creo – con toda modestia – que (quienes) representamos nosotros, nos están obligando a ponernos a la altura de las circunstancias. Por eso estamos en esta casa, agradecidos, porque sabemos que vamos a perfeccionar nuestras inquietudes, vamos a plantear más correctamente y vamos a armar las políticas que sean necesarias. Y ya no las organizaciones representativas que pueden ser la facultad de ingeniería, la FEMPINRA o el sindicato: el pueblo tiene que saber de esto y nosotros, nos vamos a encargar de hacer radios públicas si fuera necesario, las propuestas que emanen de esta mesa. Tenemos que informar al pueblo, que esto significa miseria, desgraciadamente”. “La línea de subsidios nos sirvió y a buena hora hay que seguir aplaudiendo, para capear las necesidades de muchas familias argentinas, pero de hoy en más tenemos que relevar subsidios por puestos de trabajo. Hoy tenemos que seguir relevando a nuestros caldereros que se hicieron prácticos de hecho, remendando barcos, dándoles la capacitación mínima para que técnicamente puedan estar a la altura de las circunstancias. Esto es a lo que aspiramos nosotros, sabiendo que la demanda no es fácil.” “Hemos superado lo del 76 a ahora, con las barbaridades del 92 en adelante. Inclusive hay un mensaje lamentable, que vamos a tener que reiterar a las autoridades políticas, que lo que era la secretaría de la marina mercante, se redujo a una dirección nacional de vías navegables y la industria naval no tiene una dirección, es decir la industria naval no está registrada en el sector del área fluvial y marítima. Esto es penoso. ¿Cómo no vamos a tener una dirección de industria naval para plantear estas inquietudes que estamos señalando acá?” “Entonces verdaderamente todas nuestras esperanzas están cifradas en esta segunda etapa, que se va a iniciar después del 10 de diciembre próximo, donde sí creo que ya tenemos todo el derecho para decir: HEMOS PAGADO TODO LO QUE NOS HAN EXIGIDO, pero este derecho, el país no lo puede regalar. Y los trabajadores estamos pendientes de esto. Y vamos a reclamar las veces que sea necesario, tanto como ponernos a disposición del gobierno nacional para realizar esta terea. Para mostrarles que sabemos lo que peticionamos, que estamos trabajando para eso y que necesitamos el respaldo político para poner nuevamente a la industria naval en marcha, como señaló (nuestra presidente) en un astillero, donde el anuncio fue magnífico, pero desgraciadamente (en lo que) no participamos activamente nosotros. Esto es lo que quería señalar en nombre de nuestros compañeros”, finalizó Cayo Ayala. Ingeniero Gregorio Hernandez, de CARMAHE recordó que cuando inicio su actividad estudiantil – deseando ser ingeniero naval - tuvo la desilusión que no había trabajo para el sector y paso a ingeniería mecánica donde egresó. Sintetizó los problemas de la industria naval a la largo de la historia. Finalmente consideró que era imprescindible una gran convocatoria de todos los interesados en desarrollar el sector, pues apreciaba que la universidad sola no podría hacer la recuperación de la industria naval. Juan Speroni, secretario adjunto del SAON-SINRA fue enfático en manifestar que “los hombres vinculados al trabajo, desde los técnicos, los profesionales, los empresarios, tenemos que involucrarnos decididamente en la militancia de la gestión de la articulación de un proyecto que ponga a caminar nuevamente a la industria naval, función de lo que dijeron los que me precedieron en el uso de la palabra”. Instó a ver las nuevas posibilidades para los países emergentes del mercado de oriente frente a las dificultades de Estados Unidos y del viejo mundo. Y agregó Speroni: “Si nosotros no nos organizamos perfectamente bien, articulando los criterios, articulando de la mejor manera posible las estructuras que vinculan al mundo del trabajo, me parece – y no quiero ser pesimista – nos va a pasar algo que fue recurrente en la historia argentina: como cuando vinieron por el 817, con el 1771, el 347 y la importación de barcos a casco desnudo sin ningún tipo de aranceles y sin nada”. Luego de argumentar sobre oportunidades para la industria naval basadas en lo que ocurre en el mercado mundial, propuso: “Si nosotros no nos involucramos, creando desde acá un Consejo, que tenga que ver con el desarrollo y la planificación y un perfecto diagnóstico de lo que puede hacer la industria naval argentina, para resguardarla y defendernos mutuamente”, basándose en el concepto de que si bien es muy difícil competir en el mundo externo, “hay muchísimas cosas para hacer en el mercado interno” y “en el área de defensa”, dando numerosos ejemplos al respecto y apuntando que en base a ello “tenemos una década de trabajo para estructurar nuevamente una industria naval, que irrumpa en el escenario internacional con posibilidades de competir.” Finalmente puso de manifiesto la falta de políticas para hacer previsibles en el tiempo estos esfuerzos y que si bien en la última década se cuatriplicó la cantidad de obreros y técnicos navales capacitados, “hoy ya golpean las puertas del sindicato, porque lamentablemente el trabajo se está agotando”.++ Por Daniel Estigarribia.
DECIMO ANIVERSARIO DE LA CREACION DE LA TERMINAL DE CRUCEROS BENITO QUINQUELA MARTIN E INAUGURACION DE LA TEMPORADA 2011 – 2011. Por Daniel Estigarribia. Desde noviembre de 2001 funciona en la Terminal 3 de Terminales Río de la Plata (T.R.P.), la renovada terminal de cruceros “Benito Quinquela Martín”. En aquel año, se trataba de una operar en una terminal provisoria que, sin embargo, dotaba al puerto de Buenos Aires con un equipamiento turístico de nivel internacional y permitía el recibimiento de más de 80.000 pasajeros al año.
Desde aquel momento, han pasado diez (10) años y vemos una vez más que estamos frente a una pujante y exitosa actividad desarrollada por sus actores, con perseverancia y eficacia: la de la industria de cruceros. Desde Globalports celebramos este décimo aniversario con todos los integrantes de la comunidad portuaria y que en esa década se hayan concretado significativos logros, que prestigian y enaltecen a todos los portuarios y también a la Argentina. Una vez más, participamos del acto oficial de apertura de la temporada de cruceros internacionales 2011-2012 con la presencia de autoridades, representantes de todos los sectores de la comunidad portuaria y en particular de países involucrados con las actividades de esta terminal, prensa especializada y público en general. Los asistentes al Acto, se reunieron en las amplias instalaciones del 1er. Piso del edificio central de la terminal de cruceros del Puerto Buenos Aires, donde ocuparon el estrado oficial, el ministro de Turismo argentino y presidente del Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), Carlos Enrique Meyer y el secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, acompañados del Administrador General de Puertos Oscar Hugo Vecslir y el CEO de Terminales Río de la Plata Gustavo Figuerola. Hubo breves alocuciones. En primer lugar habló Gustavo Figuerola, luego lo siguió Oscar Vecslir. Gustavo Figuerola, es el gerente general (CEO) de Terminales Río de la Plata, empresa concesionaria de las terminales 1, 2 y 3 del Puerto Buenos Aires responsable de la inversión en marcha, cuyo proyecto portuario integral implica en total un total de trescientos millones de dólares, (u$S 300.000.000.-). Los inversores árabes - Dubai Port World (DP), concesionaria de la terminal hasta octubre de 2019 - destinarán dicha suma para la ampliación del puerto de Buenos Aires, en la operación con contenedores, a través de obras de infraestructura previstas realizar y que ya fueron anunciadas oportunamente, dentro de las cuales se incluyen las destinadas a los cruceros. Figuerola destacó que la importancia de esta terminal, se basa en su tamaño, sus facilidades, su ubicación respecto del centro de la ciudad, la capacidad de sus muelles, donde encontramos cuatro o mas sitios de atraque, para cruceros (simultáneos), la eficiencia del trabajo conjunto de todos – entidades y trabajadores – que hace que se elija a Buenos Aires para venir. También explicó la importancia de la relación entre la operación de contenedores y los cruceros, para satisfacer a la demanda de servicios portuarios. Oscar Vecslir ponderó la posibilidad de atraques simultáneos de cruceros en temporada, el logrado consenso para poner en vigor un reglamento para el ingreso de cruceros, la permanente búsqueda de soluciones para los casos de llegadas y partidas de varios barcos simultáneamente, la búsqueda de coordinaciones con el puerto de Montevideo para atender mejor a los cruceros que llegan al Río de la Plata y la existencia de puertos argentinos que trabajan en conjunto para recibir a los turistas de cruceros. Seguidamente y con motivo de haberse firmado el convenio “Marca País” entre el ministerio de Turismo y Terminales Río de la Plata, TRP, Enrique Meyer ministro de Turismo y presidente del Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), le entregó la estatuilla “MARCA PAIS” al CEO de TRP Gustavo Figuerola. Dijo Meyer que “el puerto no sólo es una puerta de entrada a la Ciudad de Buenos Aires, sino también a toda la Argentina”, refiriéndose nos solo a los turistas, sino también al aporte que hacen las operaciones portuarias que realiza esa empresa, al comercio exterior argentino. Asimismo, destacó las características de la nueva terminal donde ingresan los cruceros porque “es el primer golpe de impacto, la primera imagen de Argentina para los visitantes”. Luego se firmó un acuerdo para bonificar tasas a los turistas que arriben en crucero fuera de temporada, entre la Secretaría de Transporte y la Administración General de Puertos S.E. (AGP). Durante el acto, la Secretaría de Transporte y la Administración General de Puertos S.E. (AGP), representada por sus titulares Juan Pablo Schiavi y el interventor Oscar Hugo Vecslir, respectivamente, suscribieron la Resolución de Bonificación Tarifaria de Tasas a los Pasajeros de Buques Cruceros Internacionales, particularmente durante temporada baja para bonificar a los cruceros y favorecer a los turistas que arriben en esa época. Seguidamente se dirigió a los presentes el secretario de Transportes. El objetivo de esta Resolución, según comentó Schiavi, es extender la llegada de cruceros más allá de la temporada estival que termina en febrero, con un veinte por ciento (20%) de bonificación en todos los servicios y las tasas. En tal sentido, Schiavi destacó “esto que acabamos de firmar, es ni más ni menos que propiciar que vengan cruceros todo el año, para que conozcan Buenos Aires en invierno y ojalá puedan ir a Mar del Plata, a Puerto Madryn y que conozcan más lugares de Argentina”. El circuito que se propone se basa en el recorrido para los cruceros de los puertos Buenos Aires, Mar del Plata, Madryn y Ushuaia. Con este mismo espíritu, “estamos pidiendo a las Pymes, a las compañías, a las industrias argentinas, que nos animemos a vender productos y servicios de enorme calidad a estos cruceros internacionales, porque es una manera de posicionar la marca de nuestro país en el mundo”, señaló el secretario de Transportes. El funcionario destacó que los turistas que vienen en crucero “son los de mayor poder adquisitivo, son los que más gastan”, al comparar con los datos del turismo internacional que indican que la media es poco más de 100 dólares. Finalmente, abriendo la temporada de cruceros, habló el ministro Meyer. El ministro de Turismo y presidente del Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), Enrique Meyer, expresó sus expectativas “porque estos 159 cruceros que van a ingresar al puerto de Buenos Aires en esta temporada sigan creciendo, como está ocurriendo a nivel mundial, fruto del redireccionamiento que está tomando la actividad y también el turismo en general”. Finalizado el Acto inaugural de la temporada, las autoridades se trasladaron al crucero presente en el puerto “Grand Celebration”, de la compañía Ibero Cruceros, donde Carlos Nuñez (Director General del Grupo Costa) y Antonio Modaffari (Capitán del Grand Celebration) agasajaron a los presentes con un cocktail. Entrevistamos en la Terminal a Pablo Hawkins de TRP, Coordinador General de la Terminal de Cruceros “Benito Quinquela Martín”
“Cuando comenzamos a operar la terminal y Globalports nos entrevistó hace diez años, tenían para ello un grabador de cinta y hoy es digital” comentó el Coordinador de las operaciones de cruceros en la terminal “Benito Quinquela Martín” Pablo Hawkins “Entonces teníamos cuarenta (40) posiciones de check-in y hoy tenemos setenta y dos (72) mostradores de chequeo y pre-embarque, el equipo de trabajo era de tres (3) personas y hoy somos quince (15), las instalaciones en su conjunto han alcanzado una superficie cubierta de unos catorce mil metros cuadrados (14.000 m2) distribuidos en dos plantas, en las que se encuentran: una sala de espera con capacidad para dos mil (2.000) personas, dos sectores de check-in independientes y un depósito para equipajes con capacidad para más de doce mil (12.000) valijas. Teníamos tres (3) scanners y hoy tenemos nueve (9) de maletas grandes y ocho (8) para valijas chicas, Buenos Aires se consolidó como puerto de transferencia y de intercambio de pasajeros y tripulantes, trabajamos en una jornada desde las siete de la mañana hasta las dieciocho y diariamente nos reunimos para planificar las actividades del día y del día subsiguiente a las once de la mañana. Eso nos permita llegar a atender doce mil (12.000) personas que bajan y otras tantas que embarcan en una sola jornada!” expresa con orgullo Pablo Hawkins. En la planta baja se destinaron el sector de arribos, equipajes, confiterías y comercios. Para la próxima temporada podría haber Free-shop. Durante la temporada de verano anterior, la terminal recibió 135 cruceros con más de 365.000 turistas, lo que representó un nuevo récord para la Ciudad de Buenos Aires y un ingreso de más de cien millones de dólares (u$s 100.000.000)- Tras varias reuniones mantenidas entre la AGP, armadores, agentes marítimos y la Terminal de Cruceros, la empresa Royal Caribbean Cruise Lines, que opera en el Puerto de Buenos Aires, ya anunció para el año 2012 las primeras cinco recaladas de buques cruceros fuera de la temporada de verano. “Tenemos atrás una gran empresa con muchos profesionales. Este año los barcos mayores que arribarán – comenta finalmente Pablo Hawkins – son el Infinity, el Star Princess y está viniendo por primera vez el VISION OF THE SEAS de la Royal Caribbean. A este crucero lo están trayendo nuevamente en octubre del 2012 como una señal clara que avanzamos hacia la situación de CRUCEROS TODO EL AÑO”. Por Daniel Estigarribia.
FINALIZO LA CONSTRUCCION Y BAUTIZARON EN ASTILLERO DEL TIGRE DOS LANCHAS DE SERVICIOS PARA PRACTICOS. Por Daniel Estigarribia.
El astillero DHAR SRL ubicado en Rincón de Milberg, de la localidad de Tigre, provincia de Buenos Aires, fue el lugar de la convocatoria que realizaron dos reconocidas entidades tradicionales de servicios para la marina mercante nacional e internacional: COPRAC LTDA. y SERVIPRAC S.A. donde fueron construidas y se bautizaban simultáneamente, dos lanchas totalmente nuevas: la COPRAC I y la SERVIPRAC IV (gemelas, casco de acero y dos hélices con motores IVECO de 270 HP cada uno, con una autonomía de aprox. 72 horas y una velocidad mínima de once (11) nudos). Tanto la Cooperativa de Practicaje COPRAC, formada con principios de solidaridad y profesionalismo, que presta el servicio integral del pilotaje del Río Paraná y atraque y desatraque de Puertos del Río Paraná Inferior, Medio y Superior, como la empresa SERVIPRAC (embarque y desembarque de prácticos) están actualmente presididas por Alberto Caballero (Registro nº 1110/7). Para cumplir sus objetivos COPRAC cuenta con Estacionarios de Prácticos en las Ciudades de Buenos Aires y Rosario, los cuales permiten atender en forma ininterrumpida las necesidades de sus clientes las 24 horas, los 365 días del año, orientados hacia el logro de una total confiabilidad en el campo de la calidad del servicio a prestar. Dedicados a operar dentro de un esquema de "Calidad Total", ponen de manifiesto un constante espíritu de superación “para lograr la máxima satisfacción de nuestros clientes” según expresó a Globalports Alberto Caballero. ((Alberto Caballero izq en la foto y a la der. Ernesto Fernandez) “Para nosotros era un sueño y un desafío”, dice con orgullo Caballero. “A los desafíos hay que enfrentarlos”, continuó, “y así lo hicimos. Tuvimos que entrar en una nueva dinámica que es el practicaje, donde es cada vez mayor la suma de elementos a tener en cuenta: nos hacían falta embarcaciones más rápidas, mas confiables y que cumplieran todos los requisitos que exigen las normas en vigor, que son supervisadas por la Prefectura Naval Argentina”. “En COPRAC hace ya cinco años que estoy como presidente. Y a la vez, soy presidente de SERVIPRAC desde hace tres (3). Quería lanchas que cumplieran todos los requisitos exigidos para una navegación y operación seguras y que estuvieran dotadas de los equipamientos y tecnologías que exige esta dinámica actividad. Y así lo hicimos”. “En particular la lancha para COPRAC – expresa el presidente de la entidad - queríamos que estuviera dotada de equipos para batimetría (sonda ecográfica) y así fue diseñada. Porque dado que tenemos las batimetrías de la red troncal, necesitamos y no teníamos las del Paraná Guazú, ni las de Martín Garcia, ni las de los canales de acceso al Paraná Bravo o al Sauce”. “Entonces asumimos ese nuevo desafío, en particular para la lancha COPRAC I que incorporo ese material científico y con el cual podremos hacer el relevamiento que necesitamos, exigido por el cliente o por el mismo socio, al cual le brindamos una herramienta mas para hacer más eficaz su trabajo”. “Para concretar estas obras e incorporar nuevas tecnologías, COPRAC ha tomado recursos propios entre los recursos que no fueron distribuidos entre los socios (con carácter de inversión) y para poder contar así, con una lancha totalmente nueva y propia, no solo para traslado de personal propio y de embarque y desembarque de pasajeros, sino también para hacer batimetría”. “En cuanto a los futuros empleos en tal sentido, de esta lancha COPRAC I hay en marcha una gestión para firmar un acuerdo - como socios - con una empresa que trabaja con cartas marinas, que hace relevamiento de puertos y dársenas y la misma, para lo cual sería un elemento de obtención de datos para nuestro trabajo. La otra alternativa sería volcar el esfuerzo de investigación, donde sea necesario, como tarea de oportunidad”. “Cada vez hay más muelles y hay mayores distancia a recorrer desde las terminales hacia los lugares de embarque y desembarque. El ejemplo más claro, son los muelles que se están haciendo en Timbúes y arriba de Timbúes, donde para prestar servicios de SERVIPRAC tenemos una hora de viaje. Por eso las exigencias requieren embarcaciones más rápidas y más eficaces”. “Entre los proyectos que tenemos a futuro – afirmó Caballero - están los remolcadores...Es un sueño, pero sabemos que los sueños se transforman en realidades, …que es lo que importa! El astillero DHAR donde se han construido las lanchas COPRAC I y la SERVIPRAC IV, está a cargo de los señores Rubén Guerra (socio gerente) y de Daniel Ricardo Moreno (proyectista, diseñador, calculista de las embarcaciones gemelas que hoy se bautizan, técnico en construcción naval y perito en ingeniería naval), que cuentan con una larga trayectoria en el rubro, ya tienen nuevos proyectos por desarrollar, pues hay numerosas embarcaciones similares en el mercado, que están al límite de su vida útil para estos servicios u otros entre las islas del delta. El gerente técnico de SERVIPRAC SA Ernesto Fernandez nos amplía datos de la COPRAC I “que está habilitada para seis pasajeros, entre cuatro (4) y seis (6) prácticos) y dos (2) tripulantes, para continuar atendiendo servicios que ya brindan con embarcaciones en Escobar, Campana, Zárate, Paraná Guazú (altura puente Zárate – Brazo Largo), Rosario, Arroyo Seco y Puerto General San Martín, en esta última contando con tres (3) embarcaciones de prácticos, por el intenso movimiento existente”. El bautismo estuvo a cargo del párroco local Padre Miguel, quien previo a la bendición apostólica a las lanchas, puso de manifiesto la alegría de todos por la finalización de las obras, el significado del trabajo realizado y la confianza a poner en la providencia de Dios de quienes naveguen en ellas. Por Daniel Estigarribia.
LA ESCUELA DE GRADUADOS EN INGENIERIA PORTUARIA Y LA AADIP SIGUEN CELEBRANDO SUS DIEZ AÑOS AL SERVICIO DEL PAIS Y DE LA REGION CON NUEVOS EGRESOS. Por Daniel Estigarribia Se realizó el Acto Inaugural del Ciclo 2011-2012 de la Carrera de Especialización en Ingeniería Portuaria, de la Escuela de Graduados en Ingeniería Portuaria. Es el décimo curso que se inicia, concretados en forma ininterrumpida al servicio de la ingeniería, del cual en total han egresado ya, treinta y siete (37) profesionales. El mencionado Acto se desarrolló el miércoles 17 de Agosto a las 11 horas en espacios del Departamento de Transporte de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, es decir, en el ámbito académico donde se desarrollan las clases y demás actividades de dicha Escuela de Graduados: el Aula 202 de la Facultad de Ingeniería, sita en Ave. Las Heras 2214 - Piso 2 (C11277 AAR) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con la participación de sus directivos, docentes y alumnos, acompañados por representantes de instituciones del sector, empresarios, profesionales portuarios, de la Armada Argentina, de la Prefectura Naval Argentina e invitados especiales. En primer lugar el ingeniero Raúl Escalante director de la carrera se dirigió al auditorio para resumir brevemente lo realizado y el motivo del Acto y además anunció la entrega de diplomas especiales de reconocimientos dado el esfuerzo realizado por cada uno de los egresados. Luego dió lugar a la entrega de los mismos a los alumnos, que estuvo a cargo del Capitán de Navío R Ernesto Rafael Reali, asesor del Servicio de Hidrografía Naval. Los profesionales egresados fueron Baltazar Isidro Almirón, Pablo Martín Alonso, Raúl A. Cáceres, Laura Susana Chmielnicki, Martín Diego Civeira, Wilfrido E. Rodado Acosta y Francisco J. Weyland. Seguidamente el presidente de la Asociación Argentina de Ingenieros Portuarios AADIP ingeniero Alberto Del Vecchio hizo entrega del Primer y Segundo Premio "Ingeniero Luis A. Huergo" a los mejores egresados de la Carrera de Especialización en Ingeniería Portuaria, correspondiente a lo realizado en ciclo 2010-2011. Sus acreedores fueron respectivamente los ingenieros Pablo Martín Alonso de Chubut y Raúl A. Cáceres, designados por las autoridades de la Escuela y de la AADIP. Ambos seleccionados agradecieron tal premio. El ingeniero Escalante cerró el acto mencionando al ingeniero Ricardo del Valle – impulsor desde la Patagonia del ingeniero Alonso para realizar el Curso - como parte de una comunidad portuaria, dentro de la cual destacó que ”profesionales que se dediquen a la actividad portuaria no hay muchos”. “Entonces – dijo Escalante – los egresados automáticamente empiezan a trabajar en una empresa constructora, en una consultora, en distintos emprendimientos de la actividad. Así que – agregó - de alguna manera con esta actividad de la Escuela, se va haciendo un refuerzo de este sector en su conjunto.” Finalmente agradeció la participación y el apoyo de todos los que contribuyeron a la realización de esta especialización e invito a concurrir nuevamente el año que vienen con motivo del final del décimo primer curso a realizarse. El ingeniero Del Vecchio nos comenta que “tanto sea la AADIP como la Escuela de Graduados, hace ya diez años que vienen planteando la formación de planteles profesionales en el área de transporte y por supuesto en el área de la ingeniería portuaria. Hoy que tenemos la oportunidad de encontrarnos para compartir el comienzo de un nuevo ciclo, renovamos el espíritu, dejando de lado cualquier tipo de dificultades, tanto el director de la carrera como los profesores a cargo, como todos los colaboradores jóvenes, confiamos plenamente en las bondades de esta actividad, en la necesidad de formar profesionales en las materias, a los efectos de cumplir adecuadamente, tanto sea su desarrollo profesional, como las necesidades que pueda tener el país. Hoy en día sigue siendo absolutamente válido, considerar que la Argentina saque sus exportaciones desde vías navegables que sean seguras y confiables. El hecho que la ingeniería argentina pueda apoyar este propósito, esta necesidad, es por demás valioso.” En cuanto a la entrega por primera vez del 2do. Premio “Ingeniero Huergo” el ingeniero Del Vecchio nos explica que dada las características del curso se ha hecho difícil la selección del mejor alumno, del mejor promedio, ya que la carrera se puede desarrollar por etapas, lo que hace que los profesionales a veces la hacen en un año, otras veces en dos años. Entonces a efectos de sostener y reconocer estos niveles de alumnos, se creó el 2do. Premio, para que también sea motivador dentro del marco académico común. Este curso está abierto a interesados de todos los países y en tal sentido Globalports dialogó con el ingeniero civil Wilfrido E. Rodado Acosta, de Barranquilla, Colombia, que cuenta ya con cinco (5) años de egresado en su país, habiendo trabajado allí durante tres (3) años en empresas de construcciones de centros comerciales, carreteras y vías. Se interesó por el curso por considerar que en la región de Barranquilla la actividad de la ingeniería portuaria requiere más conocimientos en la especialidad. Y vio por internet que existía en Argentina este posgrado de la Escuela de Ingeniería Portuaria y que brindaba materias que consideró importantes para ello. Ayudó a su decisión de postularse en Argentina, sus diálogos previos con otro ex alumno colombiano que ya había pasado con éxito por el mismo Curso y que incluso está trabajando en nuestro país. Ahora lo espera la actividad privada en su lugar de origen. “El curso es de un año como mínimo”, nos explica uno de los docentes el ingeniero Sebastián García, y agrega: “el que quiera cursar todas las materias en forma intensiva, puede hacerlo en dos (2) cuatrimestres. Aquellos que por motivos de trabajo u otros motivos, puede cursar una o dos mañanas por semana y lo puede cursar en dos (2) o tres (3) años.” La ingeniería civil hoy día esta demandante de profesionales. Los cupos con que cuenta la Escuela de Ingeniería Portuaria son suficientes para atender las demandas y está en condiciones de recibir a más interesados si lo hubiere. Además de las clases en la sede Las Heras de la Faculta de Ingeniería de la universidad de Buenos Aires, el ingeniero García destaca “las visitas que realizamos a organismos de interés: por ejemplo, visitamos el Servicio de Hidrografía Naval, el Centro de Control de Tráfico de la Prefectura Naval Argentina, terminales portuarias del puerto Buenos Aires, Zárate, etc., dragas en operaciones portuarias o en el Canal Mitre, obras portuarias, al simulador de navegación de la Escuela Nacional de Náutica, etc. Es decir, visitas que son difíciles de hacer individualmente, se facilitan a través de la Escuela de Graduados durante el curso.” Finalmente el ingeniero García nos expresa que “En América Latina es el prácticamente el único curso de estas características. En España hay un curso que tiene materias similares. Desde el punto de vista académico, los contenidos de esta carrera de especialización en ingeniería portuaria tiene el primer nivel mundial, actualizado de distintas formas, con participación de los docentes y con la actualización de los congresos que se organizan en conjunto con la Asociación Argentina de Ingenieros Portuarios. Esta Escuela mantiene un vínculo permanente con sus egresados. La gran mayoría de los mismos se encuentran trabajando en la especialidad de ingeniería portuaria: De los treinta y siete (37) – salvo dos (2) - En las materias se van actualizando sus contenidos en función de los avances tecnológicos. Entre los profesores – todos especialista – se han ido incorporando con el paso del tiempo, profesionales jóvenes en el cuerpo docente, generándose un activo intercambio inter-generacional y por supuesto una proyección hacia el futuro”. Es de destacar que hasta el momento y desde sus inicios y por convenio con el apoyo de la Administración General de Puertos, AGP, se ha podido becar a los alumnos (por ser no arancelado), para la realización del curso. Si alguien desea incorporarse aún al presente curso, puede hacerlo durante los próximos días, dirigiéndose a las autoridades de la Escuela. La Escuela de Graduados en Ingeniería Portuaria brinda así una sólida formación académica y profesional en Ingeniería y Gestión de puertos y Vías navegables. Además, forma recursos humanos especializados para que actúan como agentes idóneos y dinamizadores de la cadena de transporte por agua, fluvial y marítima. Paralelamente potencia la investigación en las áreas del transporte por agua y puertos, integra, perfecciona y mantiene un cuerpo docente especializado e interdisciplinario, realiza convenios con Organismos Públicos para desarrollar tareas de interés común, ofrece a las autoridades públicas y al sector privado, servicios de asesoramiento técnico especializado y mantiene una biblioteca técnica actualizada con publicaciones periódicas y obras de referencia. Por Daniel Estigarribia. Información e inscripciones :
Lic. Federico Cápula. Tel.: + 54 (11) - 4514 - 3018 /20/21 E-mail: Graduadosportuaria@hotmail.com Difusión Selectiva de la Información. Asociación Argentina de Ingenieros Portuarios / aadip-cdoc@iplanmail.com.ar

miércoles, 14 de septiembre de 2011

La FINA celebró el 12 de septiembre “Día de la Industria Naval Argentina” en el astillero Punta Alvear, comuna de Alvear, provincia de Santa Fe Por Daniel Estigarribia Para celebrar el 12 de setiembre “Día de la Industria Naval Argentina” la Federación de la Industria naval Argentina (FINA) que preside el Dr. Pablo Noel, decidió dar carácter federal al festejo, por lo que eligió la localidad de Punta Alvear, Comuna de Alvear, provincia de Santa Fe, a orillas del río Paraná para realizar el acto conmemorativo. La FINA convocó a sus invitados a participar del acontecimiento en las instalaciones del astillero Punta Alvear, fundado en diciembre de 2009, propiedad de la empresa ULTRAPETROL S.A.
En el lugar del acto, organizado con el apoyo de la Cámara Santafesina de la Industria Naval (Casin), que preside el Dr. Jorge José Alvarez, se encontraba el Gobernador de la Provincia de Santa Fe Hermes Binner, que ya había recorrido el astillero en una visita técnica a la planta fabril de la naviera, donde observó el proceso de producción de uno de los astilleros más modernos e importantes del continente, de barcazas especialmente diseñadas para la hidrovía Paraguay-Paraná.
Al finalizar la misma, Binner contestó las preguntas de los periodistas presentes; Al ser consultado por Globalports, respecto de la fecha y la existencia de la Cámara Santafesina de la Industria Naval (CASIN) dijo que Santa Fe tiene 640 km de costas sobre la hidrovía Paraná Paraguay. Esto desde ya habla de la gran potencialidad que tiene el desarrollo de los puertos – grandes y pequeños – que existen a lo largo de todo el litoral santafesino, para que a través de los mismos, en forma de “peine” los camiones saquen la carga y así acabar con el conflicto que existe en el “gran Rosario”. Particularmente en lo que es San Lorenzo. Hay una conflictividad muy grande por el ingreso de camiones, porque gracias a Dios, crece la productividad agrícola, y no hay forma de llegar al puerto. Entonces, creo que habilitar más puertos, como el de Pira-cuá, Pirá-cuasito, Campos, etc. que le permitan llegar en “peine” desde las rutas hacia esos puertos, o por el ferrocarril Belgrano, lo que permitiría aliviar el conflicto que se produce en las grandes ciudades. Por eso es tan importante lo que está haciendo ULTRAPETROL, una empresa que es un orgullo de la industria santafesina”. Luego se retiró; estaba acompañado por el senador por el departamento Rosario, Juan Carlos Zabalza.
El acto conmemorativo. El programa de la celebración, se inició con la presentación de un panel integrado (de izq. a der. en la foto) por Miguel Alvarez, secretario de la Cámara Santafecina de la Industria Naval (Casin), el Dr. Pablo Noel, Felipe Menéndez Ross, presidente del grupo Ultrapetrol (anfitrión) y Ricardo Luján, subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Secretaría de Transporte de la Nación
En primer lugar habló Felipe Menéndez Ross dando la bienvenida en su carácter de anfitrión, agradeciendo a la FINA haber elegido a Astillero Punta Alvear para celebrar el Día de la Industria Naval 2011 y expresó su satisfacción y agradecimiento por los resultados obtenidos, teniendo en cuenta el esfuerzo y riesgo empresario asumido. Luego Miguel Alvarez, secretario ejecutivo de la Cámara Santafecina de la Industria Naval (CASIN) se refirió a los motivos de la convocatoria, agradeciendo a quienes acompañaron los esfuerzos de “una cámara joven” como CASIN y a la FINA por realizar este evento en Santa Fe, en pos de “una Argentina mejor para todos”.
Seguidamente el Dr. Pablo Noël, presidente de la FINA manifestó: “Recordemos para honrar la historia y sus referentes que el “Día de la Industria Naval”, como lo señala Gonzales Climent, fue instituido por pedido de la FINA y en conmemoración de la fecha de aprobación por parte del Poder Ejecutivo del Plan de Renovación y Expansión de la empresa ELMA, denominado “Plan Estevarena”, en honor de Horacio Estevarena, quien presidiera por ese momento ELMA.”
Más adelante agregó: “cuando se genera demanda, esta industria está en condiciones de ponerse a la altura de las circunstancias y dar acabada respuesta tanto en recursos de infraestructura como humanos”. Al mismo tiempo aclaró que la industria naval “podría caminar con mucha más firmeza y seguridad” a través de un serie de instrumentos como: la creación de una autoridad de aplicación común del sector; el desarrollo de soluciones financieras adecuadas, tanto para la prefinanciación, financiación, garantías y capital de trabajo para los astilleros en función de las características de la industria, tal como lo hacen otros países; y la adecuación normativa, que dé certeza a la prohibición del ingreso a nuestro país de buques y artefactos navales usados que pueden ser construidos en Argentina”. Finalmente expresó Noel: “Un mensaje muy especial para nuestros trabajadores y sus organizaciones sindicales quienes nos acompañaron siempre no solo en este momento de crecimiento, sino en la etapa de desindustralización de la Marina Mercante en donde el actual secretario del SAON don Cayo Ayala, estaba junto a nosotros pidiendo la apertura de nuestros talleres y astilleros por mas trabajo y Produccion. “ “Por último, un mensaje especial para nuestro asociado la asociación Argentina de Ingenieros Navales que en unos días abrirán el CONGRESO PANAMERICANO DE INGENIERIA NAVAL, MILITAR Y PORTUARIA. Para ellos nuestros mejores deseos y a la comunidad y autoridades marítimas y portuaria nuestro pedido de que apoyen este congreso para permitir que nuestros ingenieros puedan mostrar internacionalmente su capacidad técnica”. “Una vez más nuestro enorme agradecimiento a los anfitriones y a todos aquellos, autoridades presentes, a quienes nos enviaron sus cálidos saludos, colegas y trabajadores que haciendo un gran sacrificio, decidieron sumarse al festejo”. Por último se dirigió a los asistentes el subsecretario Luján. Dijo entre otros conceptos: “En esta subsecretaría – dijo Luján - tenemos una misión cual es la de integrar la industria naval a la cadena de valor del transporte. Porque tenemos muy en claro que, si un buque enarbola nuestro pabellón fue construido en Argentina y es tripulado por argentinos, estamos agregando valor nuestras exportaciones”.
Y agregó: “Estamos abocados a la creación de una autoridad de aplicación que dará un marco para seguir dándole impulso a la industria naval : la famosa y tan esperada Dirección de la Industria Naval. Esperamos concretar en breve ese anhelo del sector que es nuestro también”. Finalmente insto a todos a seguir trabajando en cojunto con esa Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables . Se encontraban presentes el subsecretario de Actividades Portuarias de la provincia de Buenos Aires Dr. Luis Alberto Abot, directivos y miembros de la FINA, el diputado nacional Arturo Rodríguez, autoridades de la Armada Argentina y de la Prefectura Naval Argentina, de astilleros y talleres navales; Cayo Ayala, secretario general del Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON) y de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FEMPINRA); Juan Carlos Pucci, Secretario General del Centro de Patrones Fluviales, Pesca y Cabotaje Marítimo, representantes de la Aduana Argentina, del Centro de Navegación, de la Asociación Argentina de Ingenieros Navales, del Consejo Profesional de Ingeniería Naval, técnicos, profesionales, ingenieros, empresarios y directivos, tanto del sector público como del privado, de Cámaras, Asociaciones, proveedores navales, representantes de compañías de clasificación de buques, funcionarios y autoridades provinciales y municipales y de los trabajadores, de la prensa especializada, entre otros.-
Mensajes de salutación Fueron leídos los mensajes enviados por el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido y el del presidente de la Unión Industrial Argentina, U.I.A. José Ignacio De Mendiguren. El primero expresó la intención de “continuar en la misma línea de trabajo iniciada por nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner quien suscribió importantes acuerdos bilaterales con Brasil, primero con el presidente Ignacio Lula da Silva y luego con la presidenta Dilma Rousseff, encaminados a facilitar y promover las relaciones entre ambos países a fin de concretar la integración y complementación de nuestras industrias navales”. También agregó que “buscamos concretar la creación de una autoridad de aplicación en el ámbito de la Secretaría de Transporte”. Por su parte, José Ignacio De Mendiguren de la UIA, luego de hacer en su nota un breve recorrido de la industria naval argentina aseguró que “las capacidades profesionales vienen recuperándose desde 2003 a la fecha gracias a la tarea de cooperación pública-privada y el ADN de nuestros industriales está intacto, de modo que las condiciones actuales auguran un excelente desempeño” y expresó el compromiso de la UIA de seguir abogando por la defensa del producto argentino. Botadura de rutina Luego de compartir un almuerzo, directivos, funcionarios y personal técnico del astillero Punta Alvear invitaron y acompañaron a recorrer todas las instalaciones mientras daban detalles operativos y de la alta tecnología con que cuenta el mismo. Finalmente se presenció la botadura de una barcaza de la serie que allí se construye en forma ininterrumpida, a razón de casi dos (2) por semana para el río Paraná.
Luego de estas actividades y de haber compartido momentos de camaradería, se emprendió el regreso. Por Daniel Estigarribia.

domingo, 11 de septiembre de 2011

AVANZA LA ORGANIZACION DEL XXII COPINAVAL 2011


(28/06/2011)
El Instituto Panamericano de Ingeniería Naval – IPIN anuncia la realización de su XXII Congreso Panamericano de Ingeniería Naval, Transporte Marítimo e Ingeniería Portuaria – COPINAVAL 2011, en la ciudad de Buenos Aires, Hotel Hilton, Puerto Madero, entre el 27 y el 30 de septiembre de 2011.
Este Congreso convoca y reúne a todas las personas y organizaciones que están vinculadas, a través de la Ingeniería Naval, con las embarcaciones, el transporte y los puertos. Forman parte de este universo especializado los astilleros y talleres, las compañías navieras, las terminales portuarias, las empresas pesqueras, las universidades y centros de investigación, las academias de formación profesional, las autoridades de aplicación, las sociedades de clasificación, los fabricantes de equipos y sistemas navales y todos aquellos que desean participar del conocimiento y nuevas tecnologías aplicadas a la Industria Naval y al comercio global por agua.
En este evento, a través de la participación activa de sus asociados y expositores, y mediante charlas técnicas, seminarios, simposios y mesas redondas, se expondrá y difundirá el desarrollo logrado por los profesionales de la Ingeniería Naval.
Este Congreso es el escenario más adecuado para plantear ideas y desarrollos en el campo tecnológico y en la administración de industrias afines, para conocer los avances en múltiples aspectos de la Ingeniería Naval, para establecer o afianzar lazos comerciales, y quizás lo más importante para crear o mantener el contacto entre colegas de la especialidad.
ASOCIACION ARGENTINA DE INGENIERIA NAVAL AAIN representante del IPIN en Argentina. Tucumán 1438, 7° Of. 704,C1050AAD, Buenos Aires, Argentina E.mail: aain@arnet.com.ar




POR INFORMACION PARA PARTICIPAR EN ESTE EVENTO PUEDEN DIRIGIRSE A LA SRA. MARIA ELENA al e-mail selenain@sicoar.com.ar y a los teléfonos 54 114245 3837 y


al cel 54 11 155 713 1459.
LA ABIN CELEBRO EL DIA DE LA INDUSTRIA NAVAL ARGENTINA. Por Daniel Estigarribia. La Asociación Bonaerense de la Industria Naval – ABIN que preside el ingeniero naval Horacio Tettamanti, conmemoró el “Día de la Industria Naval Argentina” a bordo del Buque Museo ARA “Fragata Presidente Sarmiento” ubicada en Puerto Madero, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Horacio Estevarena, fue el primer presidente de la Empresa de Líneas Marítimas Argentina ELMA, quien honró el País con el llamado “Plan Estevarena” concretado por decreto 7992, del 12 de septiembre de 1961, para construir barcos mercantes de bandera argentina en astilleros argentinos. Y en 1962 el poder ejecutivo declaró el 12 de septiembre (fecha de la firma del decreto mencionado) como “Día de la Industria Naval”. Asistieron especialmente invitados a esta celebración, el embajador de Venezuela y representantes diplomáticos de Bolivia, Brasil, Colombia, Uruguay, funcionarios del gobierno argentino, autoridades del ámbito público y privado, empresarios, armadores, en particular directives de astilleros como Río Santiago, de talleres y proveedores navales, docentes, sindicalistas, el presidente de la Liga Naval Argentina, de Cámaras y Asociaciones del sector, de la Armada Argentina y de la Prefectura Naval Argentina, de la prensa especializada, entre otros.
En la toldilla de la emblemática Fragata Sarmiento – elegida por la ABIN para celebrar este acontecimiento desde hace varios años – al comenzar el acto se constituyó un panel (ver foto, de izq a der.) integrado por el Contralmirante Eduardo Raúl Castro Rivas, el presidente de la Federación de la Industria Naval Dr Pablo Noel, el presidente de la ABIIN, Ing.Horacio Tettamanti, el presidente del Complejo de la Industria Naval Argentina (astilleros Tandanor/Almirante Storni) Mario Fadel, el presidente de la Asociación de Astilleros y Talleres Navales Argentinos (ATNA) y astilleros COSERENA Juan Antonio Torresín y Prefecto General Manuel Andrés Monzón. El vicepresidente y presidente del Comité Ejecutivo de la ABIN Lic. Miguel Angel Sanchez, agradeció la presencia de quienes concurrieron al acto, planteó el concepto de unión como meta para todo el sector y presentó al único orador: el ingeniero Tettamanti, a su vez titular de astilleros SPI S.A. quien expresó que se encontraba “codo a codo con el resto de los argentinos, reivindicando el derecho al trabajo y a participar en la reconstrucción de nuestra patria. Ese es nuestro mensaje”.
“Queremos estar en esa grada, en ese platón, agregó Tettamanti, disfrutando con alegría el poder ver que el barco se construye y la gran fiesta final de verlo tocar el agua y entregárselo a nuestros marinos mercantes para que hagan uso de el y de explotación” Luego se preguntaba “¿que fantasmas agitamos cuando pretendemos estas cosas y recibimos ataques arteros?” La respuesta y “madre de todas las batallas” – dijo – es el valor agregado. Por ello la necesidad de que agreguemos valor agregado a nuestra materia prima y que los buques se construyan y reparen en la Argentina, que la tripulación y la bandera de esas embarcaciones también sean del país. También el presidente de ABIN enfatizó en que en la actualidad “vemos que el mundo nos abre las puertas de par en par” por lo que el eje de la actividad del sector debe ser el desarrollo de la industria naval y su consolidación dentro de las actividades económicas del país. Y expresó “Estamos todos juntos acá porque queremos hacer escuchar nuestra voz” y abogó para qué aquellos intereses que no están a favor de la Argentina, no nos dividan, que no nos separen, que no nos sigan mintiendo. Finalizó diciendo que tenemos la oportunidad de ver a la Argentina de pie, tal como la soñaron nuestros padres. Importante presencia de los trabajadores.
La Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FEMPINRA), estuvo presente en este evento por el "Día de la Industria Naval", con el Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON), cuyo secretario general en ambas organizaciones es Cayo Ayala. Participaron dirigentes de las 16 organizaciones que integran la Federación Nacional. Entre otros, asistieron Juan Carlos Schmid, secretario adjunto de la FEMPINRA y titular del Sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento; Raúl Huerta, de la Asociación Argentina de Empleados de la Marina Mercante (AAEMM); Enrique Venturini, del Sindicato de Electricistas y Electronicistas Navales y Roberto Coria, del Sindicato de Guincheros y Maquinistas de Grúas Móviles. La Fundación AZUL entregó una plaqueta a la ABIN.
La conducción del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) que lidera Omar Suárez, a través de la Fundación Azul, entregó a la ABIN en la ocasión una plaqueta conmemorativa del "Día de la Industria Naval", hecho que agradeció el ingeniero Tettamanti Por Daniel Estigarribia.

viernes, 26 de agosto de 2011

MERECIDO RECONOCIMIENTO DE LA UBA AL INGENIERO NAVAL MARIO COLPACHI





La Cámara de la Industria Naval Argentina desea trasmitir las felicitaciones al Ing. Naval Mario Alberto Colpachi por su merecido reconocimiento otorgado por la Universidad de Buenos Aires en el Programa de “Homenajes a Grandes Maestros”.
Este premio prestigia el conocimiento y trayectoria de un profesional dedicado a la Industria Naval Argentina, manteniendo vivo el espíritu del Saber y consolidando una actividad que engrandece a una Nación.

Gracias y Felicitaciones Ing. Mario Alberto Colpachi

Sr. Daniel Ocampo Lic. Silvia Martinez
Secretario Presidente


COMPARTIMOS PLENAMENTE EL RECONOCIMIENTO OTORGADO AL INGENIERO NAVAL MARIO COLPACHI. Santa Elena Integraciones y asociados.


lunes, 22 de agosto de 2011

NAVALSHORE 2011: EN BRASIL LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN NAVAL MUESTRA SU PROGRESO Y LA HACE ATRACTIVA PARA EL MERCADO INTERNACIONAL.




Por Daniel Estigarribia.

Ésta es la evaluación de Navalshore 2011 - Exposición y Conferencias de la construcción naval y de la industria costa afuera, un evento organizado por UBM del Brasil que terminó el viernes pasado (5 de agosto) en el Centro de Exposições SulAmérica, en Rio de Janeiro, el Brasil.
Navalshore 2011 con su exposición, rueda de negocios y conferencias se realizó entre los días 3 y 5 de agosto, en el Centro de Convenções Sul América, en Rio de Janeiro, Brasil.
La muestra fue organizada por UBM Brasil, patrocinada por Transpetro, Caixa Econômica federal y Aveva, y apoyada por Abenav, Syndarma, Sinaval y Abeam.
Durante tres días, más de 14.281 visitantes tomaron conocimiento de los nuevos lanzamientos presentados por 350 compañías provenientes de quince (15) países en Rio de Janeiro. El resurgimiento de la cadena de suministros para la construcción naval es una realidad que conduce al país hacia delante - de extremo a extremo – y coloca a la industria brasileña entre las más promisorias del mundo.
Durante esos tres (3) días, los visitantes, muchos de ellos jóvenes estudiantes, alumnos y oficiales navales, recorrieron los stands, atendieron a los panelistas y a sus conferencias, en las que se trataron temas sobre las nuevas direcciones que va tomando la industria. Uno de los puntos culminantes en el anteúltimo día de la exposición, fue la discusión promovida durante la conferencia sobre el panel “regionalización de los centros de la industria de construcción naval en el Brasil”, que reunió a los representantes de los principales estados inversores en la industria, tales como Rio de Janeiro, Espírito Santo, Rio Grande hace Sul y Pernambuco. “En el complejo industrial del puerto de Suape (Pernambuco) tendremos uno de los grupos más grandes de shipping del mundo. Además de tener el astillero más grande en América latina, el Atlântico Sul, hemos negociado ya la instalación de otras seis estructuras de la misma clase”, dijo Silvio Leimig, director de Suape Global.
La programación de 300 conferencias fue elogiada por los profesionales que asistieron a la conferencia durante tres días. La producción brasileña de buques también se mostró fuerte en el estado del Rio Grande do Sul. Según Aloísio Nóbrega, el vice presidente de AGDI (la agencia de desarrollo e inversión en ese estado), astilleros están produciendo a pleno y en expansión dentro del estado, principalmente debido a la exploración de la plataforma. Al respecto, expresó : “El astillero del Rio Grande está construyendo ocho (8) cascos de repliegue y la compañía Quip está implicada en la construcción de P-55, de P-58 y de P-63. La compañía Wilson e hijos, que carece de sitio para ampliarse en São Pablo, está invirtiendo en buques de apoyo, en Rio Grande do Sul y EISA - Ilha S.A. de Estaleiro está invirtiendo en construcciones navales costa afuera”. Todos los astilleros que se están construyendo son nuevos.
Se realizó una visita a los astilleros EISA en Ilha do Gobernador, que trabaja con el régimen NON=STOP y que tiene comprometidos trabajos por varios años.
Marcas de fábrica - Además de las inversiones dispersas a través del país, otra característica que atestigüa la buena etapa para la industria de construcción naval es la consolidación de las marcas de fábrica que pertenecen a la cadena de producción. Los expositores en Navalshore son un ejemplo perfecto: “En este mercado han llegado a ser muy atractivo tanto el onshore como el costa afuera”, dijo Alicia Freire Lara, director de marketing de Jaraguá Equipamentos Industriais. “Estamos ampliando nuestras actividades a Pernambuco, donde estamos invirtiendo en el puerto de Suape”, agregó.
João Almeida, de Drew Marine, una compañía que proporciona los productos químicos a los barcos, es más optimista después de visitar Navalshore 2011: “Me manejé de manera de consolidar mi marca de fábrica en el mercado en un momento de actividad intensa. Transpetro está construyendo más barcos y las compañías internacionales están cada vez más interesadas en mercado brasileño”.
También son ejemplos de empresas extranjeras que ahora se expanden en el Brasil, los astilleros Finnish Damen Shipyards y Dutch Konecranes. Ambas tuvieron tres días de reuniones de negocios intensas en Navalshore. “El mercado brasileño es excepcional y esta expo ha probado eso. Mi expectativa es cerrar muchos acuerdos de negocios con las compañías que me he encontrado en la expo”, dijo el director de Konecranes, Jussi Rautiainen.
El retorno de las inversiones alcanzadas por los expositores durante este Navalshore, ya los está conduciendo a la próxima novena edición de la expo en 2012. El “50% de los expositores han firmado ya para estar presentes en la expo del próximo año. Ello demuestra cómo fue que las reuniones y la red de negocios propiciadas, generaron resultados instantáneos, lo que prueba cuan fuerte es el evento”, dijo Barbara Nogueira, gerente de Navalshore.



En 2012, la próxima Navalshore será realizada entre los días 1, 2 y 3 de agosto en el mismo Centro de Exposições SulAméria, de Rio de Janeiro, Brasil.






Información adicional en http://www.navalshore.com.br/

domingo, 21 de agosto de 2011

Uruguay y el comercio bilateral creció 40% en el primer semestre del año



La ministra de Industria, Débora Giorgi, aseguró que se está profundizando el proceso de integración productiva con Uruguay y destacó, en ese sentido, los avances en producción conjunta en el sector naval.

Giorgi resaltó la importancia de potenciar la complementación en un contexto de crecimiento del comercio bilateral, sobre todo del intercambio de manufacturas industriales.

“Intensificar e impulsar las iniciativas productivas que potencien las cadenas de valor y la complementación asociativa van a permitir un mejor aprovechamiento de las potencialidades exportadoras de ambos países y una mayor inserción en el comercio internacional” afirmó Giorgi, y detalló que en el primer semestre del año la corriente comercial entre Argentina y Uruguay fue de US$ 1.301 millones (40% más respecto del mismo período de 2010) y que el intercambio de manufacturas industriales (US$ 843 millones) representó el 65% del flujo (26% más respecto de 2010).

En el primer semestre del año el saldo comercial bilateral fue favorable a la Argentina en US$ 625 millones, registrando un aumento del 55% con respecto al mismo período de 2010 y el saldo favorable a la Argentina en MOI representó el 57% del superávit total.

Previo al encuentro entre la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y el presidente de Uruguay, José Mujica; Giorgi, y su par uruguayo, Roberto Kreimerman, reafirmaron hoy el compromiso de potenciar las políticas industriales de ambos países mediante la implementación de proyectos de encadenamiento productivo.

Hace unos días se realizó en Buenos Aires la primera reunión de la Mesa Sectorial Naval entre Argentina y Uruguay, en la cual se formalizó la Mesa Sectorial Naval Argentina-Uruguay como ámbito de trabajo público-privado. Hubo encuentros empresariales entre seis empresas argentinas y cuatro empresas uruguayas en las que se identificaron complementariedades para generar proyectos productivos conjuntos.

Giorgi y Kreimerman vienen trabajando desde el año pasado en ese sentido, y otros sectores identificados para integración son electrónica, metalmecánica, químico, biotecnología y nanotecnología, automotriz-autopartes, agroalimentos y confecciones-textiles.

Ahora están organizando encuentros empresariales de los distintos sectores entre firmas que puedan encarar proyectos comunes, en las que se informará sobre los programas de financiamiento público disponibles para proyectos de integración productiva.

Fecha: Buenos Aires, 2 de Agosto de 2011
Fuente: Ministerio de Industria de la República Argentina